Buenos días queridos blogAndeses.

Te acaban de pedir matrimonio y estamos en ese momento pletórico en el que vas enseñando el añillo incluso al panadero que vende las chapatas a 0.50 debajo de casa; pero te sientas en tu sofá, bolsa de patatas en mano, y te dispones a comenzar a resolver toda la batalla que supone realizar una boda. Y llega lo más importante: ¿EN. QUÉ. FECHA. ME. CASO? ¿Cuales son los pros y los contras de cada una?

Parece una tontería, pero no lo es. Es como una carrera de obstáculos por conseguir lo que indudablemente tienes que conseguir: que tu BODA, LA FECHA DE TU BODA Y TODO LO QUE ESTA ALREDEDOR DE TU BODA, sea P.E.R.F.E.C.T.O!

Conseguir despistar las bodas de las amigas, conseguir que mínimamente tus seres más queridos estén libres, rezar y llevar 24 docenas de huevos a Santa Clara para que no nos llueva, es todo un reto que a medida que va pasando las manillas del reloj se va complicando. Es el momento en que recuerdas lo difícil que era poner de acuerdo a todas tus amigas de la uni para ir a un concierto de Sergio Dalma. Pero ningún problema, no llores, no grites, y, sobre todo no tires ese anillo por el retrete (quizá el día de mañana puedas venderlo y te saque de algún problema) He decidido ayudarte a que elijas el mejor momento para casarte.

PROS Y CONTRAS DE PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO E INVIERNO. 

El principal inconveniente siempre es el tiempo, porque cada vez es más incontrolable y en verano tiendes a querer hacer cosas al aire libre y se sufre mucho por las tormentas sorpresa o el exceso de calor. En invierno e incluso en otoño, cuentas con la posibilidad de que haga malo, y la opción de enlatarnos en un salón de boda de hotel no nos hace mucha gracia…

Conclusión: El plan principal e  inicial siempre es el «plan B»

 

 

 

 

Primavera 

Cada vez son más las parejas que prefieren adelantar la boda a la primavera en lugar de esperar al caluroso verano, dado que se tienen unas temperaturas más fáciles de sobrellevar.

Más allá del buen tiempo, nos encontramos con una gran variedad de flores, los días son más largos y podemos aprovechar todo al máximo.

Si bien es verdad que si no queremos ser egoístas y que nuestros amigos nos odien debemos de tener en cuenta que es una época del año donde más puentes y festivos tenemos. Eso quiere decir que o bien nos quedamos solos y nuestros invitados han decidido irse de puente; o pueden venir a nuestra boda y que nuestro matrimonio sea el más corto de la historia porque nos maten por arruinarles es acueducto que tiene a toda España en sus playas.

 

Verano 

El verano es la estación preferida para bodas, hace calorcito, son fechas propicias para que la gente este contenta porque, a quien no le quedan 15 dias para sus vacaciones, le queda un mes y la gente puede tener ese toque más informal en su estilismo. ¡OJO! Informal significa crear un look bicolor, ir sin corbata, utilizar esos mocasines espectaculares que eclipsan donde vas. Pero no significa olor a chotungo, ni llegar plimplado como si vivieses dentro de una botella.

El verano además inspira una celebración bajo la luna y una fiesta al aire libre cervecita en mano.

Es la única en la que te la puedes jugar sin techo, aunque es imprescindible tener una buena iluminación, ya que juega un papel protagonista en la decoración exterior. Pero es cierto que esto significará estirar un poco más el bolsillo de tu suegra para que se haga cargo de esa “ pequeñeces”.

 

Otoño 

El otoño va ganando terreno por goleada en la temporada de bodas, especialmente a principios de la estación, sobretodo Octubre. Es cierto que es “la estación más romántica, por su colorido y su luz”, y además una de las mejores cosas es gozar de las vacaciones de verano, comenzar tu otoño, casarte y tener otras vacaciones por la gran luna de miel, ¡que a estas alturas ya deberías de estar pensando!

 

Invierno 

El invierno es sin duda la estación más olvidada, ya que hay menos parejas que escogen esta temporada para celebrar su gran día. ¡PERO CUIDADO! Esto no significa que sea una mala idea, de hecho, las bodas acogedoras de interior con chimenea va a dejar a muchos de vuestros invitados con la boca abierta; permite que tengamos un menú original y poco visto con exquisitos manjares calientes que dejen un sabor excepcional en nuestro paladar, y sobre todo, si lo realizas en Navidades, gozaras del recuerdo de no sólo una fecha entrañable, sino de la más bonita del año.

Eso sí, lo más importante y con lo que conseguirás ser la envidia de todas las chicas invitadas a la boda, será que podrás crear junto con tu diseñador una increíble capa de novia que todas rabien por tener. ¡OJO! no la despistes en ningún momento, hay mucha mano larga que se vuelve loca con algo original, así que si te la quitas, encadénala a tu cuerpo; no importa que tengas que arrastrarte por el suelo, es tuya y sólo tuya!!

 

 

Espero haberte ayudado y estoy seguro que ahora mismo estarás con una sonrisa de oreja a oreja y tendrás más claro en que temporada casarte. Pero nunca olvides que SIEMPRE, sea primavera, verano, otoño o invierno, es tu boda y el amor se respirará en el aire en todo momento.

ALL YOU NEED IS LOVE!!

 

 

 

 

 

Share This:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar